Por Antigone Davis, Líder Global de Seguridad

Porque somos una comunidad global, proteger la seguridad de las personas en nuestras apps es extremadamente importante para nosotros. Desde el 2006, hemos trabajado con expertos de todo el mundo para informar y explicar nuestras políticas, prácticas y productos destinados a apoyar a quienes están en riesgo de suicidarse o de autolesionarse.

Hoy, en el Día Mundial de la Prevención del Suicidio, compartimos una actualización de lo que hemos aprendido y de las cosas que hemos implementado a partir del año pasado, junto con otras acciones que tomaremos para mantener a las personas seguras en nuestras apps, especialmente aquellas que son más vulnerables.

Avances en el Tratamiento de Contenidos Relativos al Suicidio y a la Autoagresión

A lo largo de este año, comenzamos a consultar regularmente a especialistas a nivel global sobre algunos de los temas más difíciles ligados al suicidio y a la autoagresión. Parte de ese trabajo, incluyó la forma en que abordamos las notas de suicidio, los riesgos implícitos en el contenido online acerca de ese tema y en las menciones al suicidio que aparecen en la prensa. Los detalles acerca de estas reuniones están disponibles en la  Página de Prevención al Suicidio en el Centro de Seguridad de Facebook.

Como resultado de estas consultas, hemos cambiado la manera en que abordamos este tipo de contenido. Hemos aumentado la severidad de nuestra política sobre las autolesiones y no permitimos más imágenes gráficas de cortes para evitar una promoción involuntaria de esta práctica, incluso cuando alguien esté procurando ayuda o se trate de una forma de expresión como parte de un proceso de recuperación. En Instagram también hemos dificultado la búsqueda de este tipo de contenido e impedimos que aparezca como sugerencia en Explore. También introdujimos cambios en otro asunto complejo: el contenido de desórdenes alimentarios en nuestras apps, volviendo más rigurosas las políticas que prohíben difundir este tipo de problemática. Y junto con estos cambios, continuaremos poniendo recursos a disposición de las personas que publiquen material sobre desórdenes alimentarios o autoagresión, incluso cuando removamos los posts en cuestión. Por último, aplicaremos una pantalla borrosa sobre las heridas autoinfligidas ya curadas para evitar una difusión involuntaria de esta práctica.

Nuestro relacionamiento con especialistas ha demostrado ser tan valioso que contratamos un experto en bienestar para que se sume a nuestro equipo de políticas públicas en el área de seguridad. Esta persona se enfocará exclusivamente en el impacto de nuestras aplicaciones sobre la salud y el bienestar, y explorará nuevas maneras de mejorar el soporte a nuestra comunidad, incluyendo asuntos relacionados con el suicidio y la autoagresión.

Y por primera vez, también estamos estudiando formas para compartir los datos que están en nuestra plataforma acerca de cómo las personas interactúan y conversan sobre el suicidio, comenzando con una apertura de la herramienta de monitoreo de medios Crowdtangle, para académicos. Hasta ahora, Crowdtangle ha sido usada en las redacciones y las organizaciones editoriales para ayudarlas a visualizar lo que está sucediendo en Facebook. Pero estamos ansiosos por ponerla a disposición de dos investigadores seleccionados que trabajan en la prevención del suicidio para que puedan analizar cómo la información que se comparte en Facebook e Instagram puede ayudar a mejorar la prevención y el apoyo en esta área.

Un Foro más Seguro para las Conversaciones Difíciles

Los especialistas nos han dicho que una de las formas más efectivas de prevenir el suicidio es que las personas escuchen a los amigos y familiares que se preocupan por ellos. Facebook ocupa un lugar único que puede ser útil a la hora de facilitar esas conexiones. 

Para dar apoyo a los que discuten este tipo de asuntos sensibles en un ambiente protegido, especialmente los jóvenes, estamos mejorando nuestros recursos online e incluyendo la guía #chatsafe, de Orygen, en el Centro de Seguridad de Facebook y en Instagram.

Los lineamientos de los chats seguros fueron desarrollados junto con un grupo de jóvenes y buscan respaldar a aquellos que podrían tener que atender casos que involucren publicaciones ligadas al suicidio, o a quienes podrían querer compartir sus sentimientos y experiencias con pensamientos, emociones, o actitudes suicidas.

Seguiremos invirtiendo en personal, tecnología y recursos para proteger más y mejor a las personas que usan nuestras aplicaciones. Para conocer todo el material que está disponible, visite nuestra Página de Recursos para Prevención del Suicidio.