Por Paul Grewal, vicepresidente y consejero general adjunto

Hoy, estamos acordando con el Procurador General del Distrito de Columbia hacer público, en conjunto, un documento de septiembre de 2015 en el que los empleados de Facebook discuten acerca de la recopilación de datos públicos. Creemos que este documento puede generar confusión acerca de dos eventos diferentes relacionados a nuestro conocimiento de Cambridge Analytica. No contiene información sustancialmente nueva y los problemas ahí descrito se han informado previamente. Tal como lo hemos dicho reiteradas ocasiones, incluida la semana pasada a un comité parlamentario británico, estos son dos temas distintos. Uno involucró informes no confirmados de recopilación -acceso o recolección de datos públicos de nuestros productos utilizando medios automatizados- y el otro involucró violaciones de políticas por parte de Aleksandr Kogan, un desarrollador de aplicaciones que vendió datos de usuarios a Cambridge Analytica. Este documento prueba que son temas separados e intentar asociarlos podría confundir a las personas.

Facebook no tuvo conocimiento de que Kogan vendió datos a Cambridge Analytica hasta diciembre de 2015. Es un hecho que hemos testificado bajo juramento, que hemos descrito a nuestros principales reguladores y que seguimos sosteniendo. 

Aquí está la línea de tiempo: en septiembre de 2015, un empleado de Facebook compartió rumores sin fundamento de un competidor de Cambridge Analytica, que afirmó que la compañía de análisis de datos estaba recopilando datos públicos. Este era el tipo de datos que puedes ver en el perfil de Facebook de alguien, incluso si no eres amigo de ellos, un problema grave pero frecuente en Internet. Un ingeniero indagó sobre este asunto y no pudo encontrar evidencia de recopilación de datos. Incluso si tal informe hubiera sido confirmado, tales incidentes no indicarían de forma intrínseca la magnitud de la mala conducta en la que Kogan se había involucrado.

La primera señal de la participación de Kogan no llegó hasta diciembre de 2015, tres meses después. Ese incidente involucró la venta de datos, ahora ampliamente conocida y no autorizada, de Kogan a Cambridge Analytica.

Cambridge Analytica fue un fallo claro para nosotros, para el cual hemos trabajado fuertemente con el propósito de resolverlo. Hemos aprendido muchas lecciones que nos ayudarán a convertirnos en una compañía más fuerte en el futuro.