Por Tessa Lyons, Gerente de Producto

Las noticias falsas han sido una herramienta generadora de ganancias económicas y políticas en el pasado, y hoy en día estamos viendo las nuevas formas que están adoptando online. Son usadas para impulsar clics y obtener ingresos, y la manera en que fueron empleadas recientemente en elecciones y conflictos étnicos alrededor del mundo es reprobable.

Son malas para el público y malas para Facebook. Estamos invirtiendo significativamente para frenar su propagación, al tiempo que buscamos promover el periodismo de calidad y la alfabetización mediática. Soy gerente de producto del News Feed y trabajo para atender este problema junto a equipos de toda la empresa.

Nuestra estrategia para detener la desinformación en Facebook tiene tres frentes:

  • Eliminar cuentas y contenido que infrinja nuestras Normas comunitarias y Políticas de publicidad.
  • Reducir la distribución de noticias falsas y de contenidos inauténticos como los clickbaits.
  • Informar a la gente dándole más contexto sobre las publicaciones que ven.

Este enfoque elimina de cuajo a las personas malintencionadas que difunden noticias falsas con más frecuencia. Reduce dramáticamente el alcance de esos artículos. Y ayuda a la gente a estar informada sin asfixiar el debate público. Explicaré más detalladamente cada parte y el progreso que estamos haciendo.

Eliminar cuentas y contenido que infringe nuestras reglas

Si bien las noticias falsas no infringen nuestras Normas comunitarias, gran parte de sus creadores sí violan nuestras reglas en otros capítulos, como spam, discurso de odio, acoso, o cuentas falsas, que son eliminadas.

Por ejemplo: si encontramos una página de Facebook supuestamente administrada por estadounidenses, que en realidad es operada desde Macedonia, se tratará de una violación a la exigencia de que los usuarios utilicen sus identidades reales. Esa página será eliminada completamente, junto con todas sus publicaciones falsas.

A lo largo del año pasado, hemos aprendido más acerca de cómo las redes de gente malintencionada trabajan en conjunto para diseminar desinformación, así que hemos creado una nueva política para bloquear actividades coordinadas que no sean auténticas. También estamos utilizando machine learming para ayudar a nuestros equipos a detectar fraudes y hacer cumplir nuestras políticas contra el spam. Hoy en día, Facebook bloquea millones de cuentas falsas por día al momento de intentar registrearse.

Reducir la propagación de contenido inauténtico y noticias falsas

Gran parte de la desinformación que se propaga en Facebook tiene motivos económicos, de forma muy similar a lo que ocurría con el spam en los correos electrónicos en los años 90. Si los productores de spam logran atraer muchas personas a sus sitios contando historias falsas podrán generar ingresos con avisos publicitarios. Al dejarlos sin renta, eliminamos sus incentivos para diseminar artículos falsos en Facebook. Es por eso que trabajamos en descifrar sus tácticas y en dismunir la distribución de ese tipo de noticias en el News Feed. Y estamos penalizando los llamados clickbaits, los enlaces frecuentemente compartidos por spammers y los enlaces a sitios de baja calidad.

Tomamos medidas contra páginas enteras y sitios web que repetidamente comparten noticias falsas, reduciendo su distribución en el News Feed. Y como no queremos ganar dinero con la desinformación, también bloqueamos las páginas y los sitios web para que no publiquen avisos en nuestra plataforma ni puedan usar nuestra Audience Network para monetizar sus sitios.

Otra columna de nuestra estrategia en algunos países es asociarnos con agencias verificadoras de información para corroborar la veracidad de artículos y publicaciones en Facebook. Estas agencias independientes están certificados por la International Fact-Checking Network. Cuando un contenido es calificado de falso, su visibilidad cae significativamente en la sección de noticias. En promedio, esto limita las futuras visualizaciones en más de un 80%. También utilizamos esa información para mejorar nuestra tecnología, de modo que nos ayude a identificar más noticias potencialmente falsas con mayor velocidad en el futuro. Estamos evaluando expandir este programa a nuevos países este año.

Informar a nuestra comunidad con más contexto

Incluso con estas acciones, sabemos que la gente seguirá encontrando contenidos engañosos tanto en Facebook como en la internet. Para ayudar a las personas a tomar decisiones informadas correctamente acerca de qué leer, en qué confiar y qué compartir, estamos invirtiendo en la llamada alfabetización mediática y en la construcción de productos que informen más y más directamente desde la sección de noticias.

Por ejemplo, lanzamos recientemente una opción para que los usuarios tengan más información sobre las notas y quienes la publicaron, comparable con la sección de autores de Wikipedia. Otra herramienta, llamada Artículos relacionados muestran material de verificadores independientes debajo de otra publicación sobre el mismo tema. Si una de las agencias de chequeo calificó un artículo como falso, avisaremos a quienes intenten compartirlo que existe más información sobre ese asunto. También notificaremos a quien ya compartió ese artículo en Facebook. En 2017, lanzamos una herramienta educativa para ayudar a la gente a identificar noticias falsas y ofrecimos una beca financiera para que la News Integrity Initiative invierta en estrategias a largo plazo de alfabetización mediática.

Anticipándonos

A medida que redoblamos la apuesta en la lucha contra la desinformación, nuestros adversarios van a seguir intentando ganar la batalla. Debemos mantenernos en la delantera y no podemos hacerlo solos. Trabajamos con académicos, ampliando nuestra red de colaboradores en la verificación de noticias, y manteniéndonos en contacto con otras organizaciones –incluidas otras plataformas– acerca de cómo podemos trabajar juntos.

Las noticias falsas tienen consecuencias disruptivas y destructivas en todo el mundo. Tenemos una responsabilidad importante y sabemos que debemos trabajar mucho para cumplirla.
Continuaremos compartiendo las novedades, los progresos y dando más detalles de nuestra estrategia general en nuevas publicaciones.