Safer Internet Day

Hoy, más de 100 países participarán en el Día del Uso Seguro de Internet. En Facebook, no hay nada más importante que la seguridad de las personas que usan nuestro servicio. Desarrollamos productos, políticas y programas educativos para ayudar a garantizar la seguridad de las personas. En este video, y los consejos a continuación, obtendrás más información sobre las herramientas que te ofrecemos para protegerte y sobre lo que puedes hacer para crear una comunidad en internet en la que todos puedan compartir y conectarse de forma segura.

Consejos para Padres

Una conversación muy importante sobre la seguridad sucede entre un padre o tutor y su hijo. La tecnología cambió la forma en que las personas se conectan, pero para las familias los aspectos básicos de una charla sobre seguridad con sus hijos siguen siendo los mismos.

Teniendo esto presente, te ofrecemos algunas ideas para que hables con tus hijos sobre las prácticas en internet:

1) Quédate con lo que funciona. Puedes guiar a tu hijo respecto a su comportamiento en internet de igual modo que lo haces normalmente para todo lo demás. Si ves que tu hijo responde mejor a un acuerdo negociado, elabora un contrato que ambos puedan firmar. O tal vez tu hijo solo necesita conocer las reglas básicas. En ese caso, puedes establecerlas desde el principio cuando le compres un dispositivo móvil.

2) El viejo dicho de que tus hijos “harán lo que tú haces, no lo que dices” también es cierto en internet. Intenta dar un buen ejemplo. Si estableces restricciones de tiempo para los momentos en los que tu hijo puede usar las redes sociales o estar conectado (por ejemplo, no enviar mensajes de texto después de las 22:00), dar el ejemplo con ese mismo comportamiento marca una gran diferencia. Si quieres que tu hijo sea cortés en internet, predica con el ejemplo, sé cortés y respetuoso en los mensajes de texto que le envías.

3) Interactúa desde el principio y establece normas. Los datos indican que los padres deben interactuar en internet con sus hijos tan pronto como ellos están en las redes sociales, ya sea agregándolos como amigos en cuanto se unen a Facebook o siguiéndolos en Instagram cuando se registran. Si dejas pasar el tiempo, te resultará más difícil. Si bien no es sorprendente, vale la pena señalar que debes sentar las bases del diálogo y la conversación en internet desde el principio del mismo modo que lo haces para la comunicación diaria. Incluso antes de que estén en las redes sociales, habla con tus hijos sobre la tecnología en su conjunto. Esto puede ayudar a sentar las bases para conversaciones futuras.

4) Aprovecha los momentos clave. Existen muchas situaciones naturales para tener estas conversaciones con tu hijo: cuando recibe su primer teléfono celular (es un buen momento para establecer las reglas básicas), cuando cumple 13 años y tiene edad suficiente para unirse a Facebook, Instagram y otros servicios de medios sociales, o cuando obtiene su licencia de conducir (es un buen momento para hablar sobre la importancia de no enviar mensajes de texto mientras conduce).

5) Pídele a tus hijos que te enseñen. ¿No estás en Instagram? ¿Quizá te interesa probar un servicio de transmisión de música? Si tus hijos ya están familiarizados con estos servicios, pueden ser un excelente recurso. La conversación también puede ser una oportunidad para hablar sobre los problemas de seguridad, privacidad y protección. Por ejemplo, quizá puedes hacerles preguntas sobre la configuración de privacidad cuando configuras tu propia cuenta de Facebook. Además, como la mayoría de los padres saben bien, tus hijos seguramente apreciarán la oportunidad de enseñarte.

Esta lista es solo un punto de partida y tal vez no se adapte exactamente a las necesidades de tu familia. Lo importante es que tengas esa conversación.

Consejos para Adolescentes

1) Piensa antes de realizar una publicación. Es fácil dejarte llevar y escribir o hacer algo que parezca gracioso en el momento. Pero recuerda que lo que dices puede lastimar mucho a alguien o jugar en tu contra.

Creemos que sería útil que te hagas estas preguntas antes de publicar algo: ¿así quiero que me vean los demás? ¿Podrían usarlo en mi contra o para dañar mi reputación? ¿Me molestaría que alguien lo compartiera con otros? Si lo comparto, ¿qué sería lo peor que podría pasar?

Además, recuerda que cualquier información que publiques (ya sea en un comentario, una nota o un chat de video) se puede compartir de formas que no imaginas. Antes de publicar, pregúntate: ¿me gustaría que se compartiera este contenido por toda la escuela o con mi futuro jefe? Desde luego, todos cometemos errores. Si te arrepientes por algo que dijiste o hiciste, nunca es demasiado tarde para pedir disculpas.

2) Conoce a las personas con las que te comunicas. En Facebook, cada vez que compartes algo (una publicación, una foto o un enlace), eliges exactamente quién puedo verlo. También eliges a tus amigos en Facebook y por esta razón es importante que solo aceptes solicitudes de amistad de personas que conoces. Si alguna vez recibes publicaciones o mensajes hirientes o abusivos en tu perfil, tienes varias opciones. En función del nivel de gravedad de la situación, puedes ignorarlo, pedirle a la persona que deje de mandarte estos mensajes, eliminarla de tus amigos o bloquearla. También puedes contárselo a tus padres, a un profesor, orientador o cualquier otro adulto en quien confíes. Todo mundo merece ser tratado con respeto.

3) Haz lo que te corresponde. En Facebook, siempre puedes reportar contenido abusivo (ya sea que esté en la página de tu perfil o de otra persona). Todas las personas que usan Facebook aceptan respetar nuestras normas comunitarias, que definen los tipos de publicaciones que están permitidos y los que no. Por ejemplo, en Facebook no permitimos el lenguaje ofensivo, la violencia gráfica y el acoso, y eliminamos este tipo de contenido cuando lo reportan. También puedes reportar páginas, grupos o eventos inapropiados, así como perfiles falsos o de impostores. (Recuerda que el reporte es confidencial, así que nadie sabrá quién lo hizo).

Esta lista es solo un punto de partida. Facebook es una comunidad, pero una comunidad solo funciona bien si tiene determinadas reglas y recursos para garantizar la seguridad de las personas. Por eso nos esforzamos tanto en proporcionar a la comunidad de Facebook las herramientas necesarias para que las personas se sientan seguras y apoyadas. Pero una comunidad también necesita personas que la cuiden y actúen de forma responsable. Este mes, tómate algún tiempo para pensar en las maneras en que puedes ser un mejor vecino en Facebook.